Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Sara Gallardo

#LosOcultosDePerroGris: Sara Gallardo y el discreto desencanto de la burguesía.


“Cuando uno es joven cree que todos los libros van a estar siempre. Con los años, descubre, como tantas otras cosas, que la realidad no es amiga de los absolutos. Demasiados libros que nos parecieron inevitables o eternos, un día desaparecen de los estantes de las librerías y de los catálogos editoriales. He tenido una reiterada e ingrata experiencia a la hora de recomendar una obra que consideraba esencial: ya no existe; salvo, a veces, para las generosas librerías de viejo. Se podría hacer un canon alternativo de la literatura argentina con libros que ya no están: Sara Gallardo es la autora de uno de esos libros, ‘Enero'”. Abelardo Castillo (prólogo de “Enero”, Colección “Los recobrados” -bajo su dirección-, Capital Intelectual, 2009).



“‘Va a llegar el día en que mi barriga empiece a crecer’, piensa Nefer. Los bichos vibran, aletean y caen contra el farol, vuelven a trepar por la lata, a quemarse y a caer, y nadie la mira inmóvil en su rincón (…)

Nefer piensa que hay bastante distancia entre la mesa y su cuerpo, pero que ha de llegar el momento en que le sea difícil pasar costeando el banco hasta su sitio. ‘Pero entonces no vendré a comer… Quién sabe si para entonces no estaré muerta…’ y se imagina rodeada de flores y gente triste, y al Negro apoyado en la puerta con la cara seria y los ojos por fin puestos en ella (…)

Las ricas son otra cosa. Piensa en Luisa, que a esta hora se sentaría en el comedor de la estancia. Su madre había dicho: ‘Éstas son todas así, se revuelcan con cualquiera pero nadie se entera. Se las saben arreglar’ ¿Sería cierto? Pero Ella, ella, Dios, ella, ¿qué había hecho? Nada, no se acordaba, no importaba, era como un sueño, y ahora, entre toda esta gente tranquila en medio de la vida ella está con angustia y miedo.

Porque no se puede volver atrás, el tiempo viene y todo crece, y después de crecer viene la muerte. Pero para atrás no se puede andar”.



“La pertenencia de Sara Gallardo a la alta burguesía nacional no es un dato aleatorio a la hora de comprender y valorar su obra. Su inteligente y sensible mirada pone al descubierto relaciones de dominación, prejuicios y manipulaciones de clase que aparecen en sus obras como datos esenciales de la trama. Gallardo habla de lo que sabe, desde dentro; es una escritora que conoció de primera mano estos personajes que se cruzan en las fronteras sociales y culturales de una Argentina que miraba todavía hacia el siglo XIX. Las relaciones entre patrones y peones o puesteros, es decir, entre señores y siervos de resabio feudal, están mostradas magistralmente y en la exacta medida de las necesidades del relato. Sin maniqueísmos de ‘buenos’ o ‘malos’, los personajes, buenos o malos, viven en la historia portando cada uno su propio y evidente significado”. De la contratapa de “Enero”, Capital Intelectual, 2009.