• Banner Principal1
  • Banner Principal2
  • Banner Principal3
  • Banner Principal4

Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Los escritores de pequeñas ciudades no tenemos la posibilidad de ser publicados por grandes editoriales sin tener que acatar sus lineamientos.
Menos aún, si las historias que contamos tiene como protagonistas a nuestra ciudad, sus calles y personajes.
Por esta razón, surge Perro Gris para dar impulso y trabajar de manera mancomunada con los escritores de San Pedro y, esperemos, de la zona.
Cada libro es especial para nosotros.
Nos encargamos de leerlos, revisarlos y encuadernarlos de manera artesanal.
Cada ejemplar es una expresión de nuestro amor al libro como obra de arte y como objeto.

Delmira Agustini

“Delmira Agustini perteneció a una familia acomodada, descendiente de alemanes, franceses y porteños. Todos ellos sobreprotegían su vocación poética, con la que escandalizó a la burguesa sociedad rioplatense. En su infancia realizó estudios de francés, música y pintura. Su vida y su personalidad están llenas de enigmas y contradicciones. En su corta vida tuvo una terrible peripecia sentimental que provocó su muerte trágica: su matrimonio con Enrique Reyes, la separación posterior y el asesinato a manos de su ex marido. Tras su desaparición nació un mito que desafía a ensayistas y biógrafos y sigue vigente en infinidad de versiones”. (Fuente: http://www.biografiasyvidas.com/)






“Ceguera” de Delmira Agustini



Me abismo en una rara ceguera luminosa

Un astro, casi un alma, me ha velado la Vida.

¿Se ha prendido en mí como brillante mariposa?



No sé…

Rara ceguera que me borras el mundo,

Estrella, casi alma, con que asciendo o me hundo:

¡Dame tu luz y vélame eternamente el mundo!






“Tu boca” de Delmira Agustini



Yo hacía una divina labor, sobre la roca

Creciente del Orgullo. De la vida lejana,

Algún pétalo vívido me voló en la mañana,

Algún beso en la noche. Tenaz como una loca,

Seguía mi divina labor de roca.



Cuando tu voz que funde como sacra campana

En la nota celeste la vibración humana,

Tendió su lazo de oro al borde de tu boca;



¡Maravilloso nido del vértigo, tu boca!

Dos pétalos de rosa abrochando un abismo.



Labor, labor de gloria, dolorosa y liviana;

¡Tela donde mi espíritu se fue tramando él mismo!

Tú quedas en la testa soberbia de la roca,



¡Y yo caigo, sin fin, en el sangriento abismo!

Tomás Taborda

“Magicae sigacula-Tratado de sigilización” de Tomás Taborda






Desde Rosario, en una edición de autor, Tomás Taborda (17 años)nos cuenta, a través de experiencias propias, de qué se trata el intrigante universo de los sigilos. De la mano de Austin Osman Spare, una nueva mirada al mundo de la magia y las energías psíquicas.



“Se puede observar que hay una conexión de absolutamente todo: desde los seres vivos hasta los objetos inertes, desde la partícula más pequeña hasta el objeto de tamaño más abismal, del ser más sentimental hasta el espíritu más frío; estamos vinculados por la misma energía primigenia otorgada desde el comienzo del tiempo mismo. Nuestros cerebros están conectados a una vasta red conformando el universo”.

José Larralde

Cantor orillero… a la orilla del mercado discográfico, a la orilla de los festivales, a la orilla de los cantores condescendientes, a la orilla de todo y de todos.



“Canto lo que viví y canto lo que vivo. No soy personero de nadie, ni represento a nadie. No se vaya a confundir”.



Recuerdo de su debut discográfico en la voz de Jorge Cafrune, 1967: “Yo me acuerdo que trabajaba de pión… en el campo y le llegó a él, no sé… unas canciones mías… y las grabó en Uruguay porque acá no se podía… y le puso mi nombre, otro tipo las habría afanao, le ponía mi nombre sin saber quién era yo”.






“Galpón de ayer”



Fiestonga de meta y ponga,

mitad candombe, y mitad milonga,

la verdulera rezonga y el mujerío

en la villalonga, se queja porque la vieja,

les aconseja que no se expongan

al lance del paisanaje

y del chusmaje de las demás.



Un viejo que escupe al sejo

no tiene tiempo pa dar consejos,

y afirmao en una hebra,

chupa ginebra, duro y parejo.



La gorda que hace empanadas

está empacada porque su viejo,

ta dele hacerle pasadas,

a la juntada con Santillán.



Milonga brava, galpón de ayer,

olor a cuero, cuchillo fiero que tiene sed.

Pilchaje pobre, cinto pesao,

baraja y hueso y un medio rezo pa algún finao.

Milonga brava, yo fui también,

cardo y gramilla, de las orillas del tiempo aquel.



La cosecha fue pareja,

cuarenta bolsas y de las viejas,

la gente anda con guitarra,

y ahoga en la farra penas y quejas.



La ginebra da confianza,

y en la balanza ya no se pesa,

ni el asao, ni la pobreza,

ni la tristeza que se ha pasao.



Dele viento a la acordeona,

cántese un verso pa la patrona,

afloje negro no empuje,

que lo que cruje no se almidona.



La naranja en el brasero,

tapa el chiquero, con el aroma

mientras el sol en la loma,

Venao se toma lo que ha quedao

Vinicius de Moraes

Vinicius de Moraes (Marco Vinicius da Cruz de Melo Moraes), poeta, diplomático y amante del cine mudo.

“Soy carioca de Gávea, barrio amado, de donde nunca debería haber salido. Fui, soy y seré casado. Y a pesar de lo que se dice, no me creo tan mal marido”.

“Me dicen poeta; diplomático. Lo soy, y por concurso. Periodista por placer. Me acuesto más tarde de lo que debo y despierto antes de lo que prefiero”.

“Las cosas que detesto más: viajes, gente galante, fascistas, racistas, hombres avaros o groseros con las mujeres”.






“Lo que más me gusta son las mujeres, mujeres y mujeres (con prioridad de la mía), mis hijos y mis hijos”.

“Me gusta mucho beber y bebo bien. Mi bebida es el whisky con poca agua y mucho hielo”.

“No le temo a la muerte, temo tener saudade de la vida”.

“Que el amor sea eterno mientras dure”.






“Soneto del corifeo”



Hay demasiado riesgo en esta vida,

Para el enamorado, especialmente.

Cuando una luna surge de repente

Y en el cielo se está, como perdida.



Y si a la luz del astro descocado

se suma una canción, bien puede ser

que haya entonces que armarse de cuidado

porque debe andar cerca una mujer.



Debe andar cerca una mujer que combina

sonido, luz de luna y sentimiento

en una perfección que el resto esquiva.



Una mujer tal vez como la luna:

tan linda que derrama sufrimiento,

tan llena de pudor que anda desnuda.






“Como decía el poeta” (1969, sobre una melodía de Tomás Albinoni del siglo XVIII)



Quien ya pasó por esta vida y no vivió

puede ser más, pero no sabe lo que yo

porque la vida se le da

al que se dio,

al que deseó, al que lloró.

Al que sufrió, ay.



Si nunca curtiste una pasión

nunca tendrás nada, no.



Es el mal peor la indiferencia

y el amor que no compensa

aun así siempre es mejor.

Abre tus brazos, que algo en ti quiere salir

¿Por qué guardar lo que se puede repartir?

yo francamente ya no quiero ni saber

del que no va por tener miedo de perder.



Ay del que no rasga el corazón

ése no tiene perdón.

Malia

#DiariosDePoesía2017 💕💕¡Belleza!💕💕 ¡Felicitaciones, Malia! 👏👏👏😊



🔸🔹Este poema surgió de una de las tantas consignas del diario de poesía trabajadas en clase: los símbolos. El río representa a la vida (siempre cambiante, “nadie se baña dos veces en el mismo río”, diría Heráclito) y el mar, a la muerte.




Blanca Varela

Melina Mendoza nos recomienda una oculta: Blanca Varela.

UNA POÉTICA DE LA NÁUSEA

“Todo es gratuito: ese jardín, esta ciudad, yo mismo. Cuando uno llega a comprenderlo,se le revuelve el estómago y todo empieza a flotar… eso es la Náusea” J.P.Sartre






Blanca Varela fue una poeta peruana.

En su poesía vemos cómo el límite convencional entre lo bello y lo repugnante se trastoca, conformando una dialéctica entre opuestos.

Fluidos, cuerpos desmembrados, animalidades extrañas y particulares, conversan con la primavera, con la luz, con el color.

La desesperación de la soledad conoce la impresión del mundo desde una mirada siempre nueva.

Esto aparece en el trabajo sobre los adjetivos como “terco azul”, “carne menguante”,”dios aplastable”, “polvo rebelde”, etcétera.

La pregunta por la existencia: Los interrogantes sobre el Yo, las escenas de infancia, la reflexión sobre el cuerpo, se abren a una salida de definiciones cerradas, de una contingencia opresiva. Blanca nos propone una poética de la náusea.

Su legado es relevante de modo tal que su obra encuentra puntos de contacto con otrxs poetas que admiramos, pero también distancias interesantes que pueden ir rastréandose; además de que su participación en el Fondo de cultura económica permitió que allí hoy figuren autores de lectura “obligatoria”. El escritor mexicano, Adolfo Castañón, amigo de Varela, la describió como ” poeta, lectora, alentadora de jóvenes poetas, editora, ciudadana y gran señora de la palabra y el silencio, guardia celosa del lugar del canto”.






“Dama de blanco” de Blanca Varela



el poema es mi cuerpo

esto la poesía

la carne fatigada

el sueño el sol

atravesando desiertos

los extremos del alma se tocan

y te recuerdo Dickinson

precioso suave fantasma

errando tiempo y distancia

en la boca del otro habitas

caes al aire eres el aire

que golpea con invisible sal

mi frente

los extremos del alma se tocan

se cierran se oye girar la tierra

ese ruido sin luz

arena ciega golpeándonos

así será ojos que fueron boca

que decía manos que se abren

y se cierran vacías

distante en tu ventana

ves al viento pasar

te ves pasar el rostro en llamas

póstuma estrella de verano

y caes hecha pájaro

hecha nieve en la fuente

en la tierra en el olvido

y vuelves con falso nombre de mujer

con tu ropa de invierno

con tu blanca ropa de

invierno

enlutado

Candela Debliger

¡Bienvenida, Candela! (quince años)






Ayer hablaba de fantasmas,

del final.

Hoy algo me estorba

en el centro del alma.

Sueño con Adán amando a Eva,

tanto como Galileo

amó la astronomía;

y con Poseidón todopoderoso

en lo más profundo del océano.

Hoy sé que solo debe importarme

sacarle una foto a un arcoíris

o a las hojas que caen de un árbol en otoño.

Hoy hablo de ángeles,

del comienzo.

Hoy, observo el universo

en su esplendor.



Fotografía de la autora

Miguel Hernández

❤️❤️❤️❤️¡Felicidades a todas las mamis amorosas, las que son y las que serán! ❤️❤️❤️❤️






“Desde que el alba” Miguel Hernández



Desde que el alba quiso ser alba, toda eres

madre. Quiso la luna profundamente llena.

En tu dolor lunar he visto dos mujeres,

y un removido abismo bajo una luz serena.



¡Qué olor a madreselva desgarrada y hendida!

¡Qué exaltación de labios y honduras generosas!

Bajo las huecas ropas aleteó la vida,

y sintieron vivas bruscamente las cosas.



Eres más clara. Eres más tierna. Eres más suave.

Ardes y te consumes con más recogimiento.

El nuevo amor te inspira la levedad del ave

y ocupa los caminos pausados de tu aliento.



Ríe, porque eres madre con luna. Así lo expresa

tu palidez rendida de recorrer lo rojo;

y ese cerezo exhausto que en tu corazón pesa,

y el ascua repentina que te agiganta el ojo.



Ríe, que todo ríe: que todo es madre leve.

Profundidad del mundo sobre el que te has quedado

sumiéndote y ahondándote mientras la luna mueve,

igual que tú, su hermosa cabeza hacia otro lado.



Nunca tan parecida tu frente al primer cielo.

Todo lo abres, todo lo alegras, madre, aurora.

Vienen rodando el hijo y el sol. Arcos de anhelo

te impulsan. Eres madre. Sonríe. Ríe. Llora.



Pintura de Katie M. Berggren”Mi niño de mamá”