• Banner Principal1
  • Banner Principal2
  • Banner Principal3
  • Banner Principal4

Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Los escritores de pequeñas ciudades no tenemos la posibilidad de ser publicados por grandes editoriales sin tener que acatar sus lineamientos.
Menos aún, si las historias que contamos tiene como protagonistas a nuestra ciudad, sus calles y personajes.
Por esta razón, surge Perro Gris para dar impulso y trabajar de manera mancomunada con los escritores de San Pedro y, esperemos, de la zona.
Cada libro es especial para nosotros.
Nos encargamos de leerlos, revisarlos y encuadernarlos de manera artesanal.
Cada ejemplar es una expresión de nuestro amor al libro como obra de arte y como objeto.

Amalia Soria.

Y un día llegó Amalia 👏👏 👏😍


Por stridsberg, usuario de dA.



Adónde van las palabras no dichas.
Adónde van las lágrimas no derramadas.
Adónde van los besos no dados.
Adónde van las risas guardadas.
Adónde va el amor callado.
Adónde van las caricias no entregadas.
Adónde va tu ser adormecido.

(Fotografía: stridberg, usuario de Deviant Art)

Abelardo Castillo: Mínimas para escritores

¡Gracias maestro por tanto! <3 Este no es el final, apenas el comienzo...
“Mínimas para escritores” de Abelardo Castillo
Podrás beber, fumar o drogarte. Podrás ser loco, homosexual, manco o epiléptico. Lo único que se precisa para escribir buenos libros es ser un buen escritor. Eso sí, te aconsejo no escribir drogado ni borracho ni haciendo el amor ni con la mano que te falta ni en mitad de un ataque de epilepsia o de locura.
(…)
Lo mejor que se ha escrito sobre el cuento es lo que Edgar Poe escribió en su ensayo sobre Nathaniel Hawthorne. No pienso facilitarte las cosas reproduciéndolo. Tendrás que encontrarlo solo. Un escritor es un buscador de tesoros. Los descubre o no. Esa es la única diferencia entre la biblioteca de un escritor y el mueble del mismo nombre de las personas llamadas cultas.
Lo que dice Borges sobre los sinónimos es verdad: no existen. Can no es lo mismo que perro ni la palabra ramera tiene la dignidad de la palabra puta. Pero yo te recomiendo un buen diccionario de sinónimos. Uno quiere escribir: “habló en voz baja”. Como eso no le gusta lo reemplaza por “voz queda”, que es espantoso. Hojea el diccionario de sinónimos al azar y en cualquier parte encuentra la palabra pálida. Entonces escribe: “habló con voz pálida”, lo que está muy bien.
Nunca adjetives en orden decreciente, nunca digas: “Era una montaña titánica, enorme, alta”. Si no te das cuenta por qué, nadie puede ayudarte. Si adjetivaste en la dirección correcta tampoco te creas un gran estilista. Tal vez buscabas el último adjetivo y te olvidaste de borrar los otros dos.
Podrás corregir tus textos o no corregirlos. Tolstoi escribió siete veces Guerra Vanesa y paz; Stendhal terminó La Cartuja de Parma en cincuenta y dos días. El único problema es cómo se las arregla uno para ser Tolstoi o Stendhal.
(…)
No intentes ser original ni llamar la atención. Para conseguir eso no hace falta escribir cuentos o novelas, basta con salir desnudo a la calle.
Si la palabra mercado te hace pensar “persa”, quizá no seas muy original pero todavía estás a tiempo. Si la palabra mercado te hace pensar en la venta de tu libro, no insistas con la literatura.
Cuidado con las computadoras. Todo se ve tan prolijo que parece bien escrito.
(…)
Cuidado con Borges, Kafka, Proust, Joyce, Arlt, Bernhard. Cuidado con esas prosas deslumbrantes o esos universos demasiado intensos. Se pegan a tus palabras como lapas. Esa gente no escribía así: era así.
(…)
(Fragmento de sus “Mínimas para escritores”, incluidas en el libro Ser escritor)

por Beti Alonso.


(Pintura: Beti Alonso, pintora)

Eduardo Rovira: La casa de las chinas (tercer cuadro)

Un oculto que se adelantó cincuenta años: Eduardo Rovira <3
“Astor siempre lo ignoró a Eduardo, pero Eduardo no a Astor”, contó Mabel, la viuda de Rovira. “Él se ponía triste a veces –recordó–. ¡Qué injustos son!, decía, pero yo también tengo la culpa. No soy comercial, pero sé que lo que hago vale. Esos silencios dicen tantas cosas que intuyo. Pero sé que soy buen músico. Tal vez me tengan un poco de miedo…”
“Los impedimentos que encontré para interpretar mi música fueron la mediocridad ambiental y la comodidad mental”. (Fuente: Julio Nudler, suplemento Radar, julio de 2000)



“Rockero sin proponérselo, usó un pedal de efectos para su fuelle un año antes de que Hendrix, Santana y varios otros músicos descargaran toda la distorsión de sus guitarras sobre el público de Woodstock”.
(Fuente: blog locos x el fueye)

Roberto Arlt.

Roberto Arlt, mil veces loco <3

Ilustración: “Arlt y el gaseado” de Oscar Grillo


“Una de las tantas marcas que se trajo de su infancia fue esa forma particular que tenía su padre de castigarlo. ‘Mañana a la mañana te fajo’, gruñía ante una conducta del niño Arlt que lo disgustara. La noche anterior al castigo se le hacía eterna. Roberto de pibe, humillado y temeroso, no quería que saliera el sol. ‘No hay peor castigo que el que va a venir’, escribió después en Los siete locos, como si Erdosain fuese su verdadero espejo”. (Ignacio Portela y Diego Lanese, revista Sudestada).

“El futuro es nuestro, por prepotencia de trabajo. Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un cross a la mandíbula”.

“No conozco un tipo que sea feliz leyendo. No se ha dado usted cuenta todavía de que si la gente lee es porque espera encontrar la verdad en los libros. Y esa verdad es relativa… esa verdad es tan chiquita, que es necesario leer muchos libros para aprender a despreciarlos”.