• Banner Principal1
  • Banner Principal2
  • Banner Principal3
  • Banner Principal4

Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Los escritores de pequeñas ciudades no tenemos la posibilidad de ser publicados por grandes editoriales sin tener que acatar sus lineamientos.
Menos aún, si las historias que contamos tiene como protagonistas a nuestra ciudad, sus calles y personajes.
Por esta razón, surge Perro Gris para dar impulso y trabajar de manera mancomunada con los escritores de San Pedro y, esperemos, de la zona.
Cada libro es especial para nosotros.
Nos encargamos de leerlos, revisarlos y encuadernarlos de manera artesanal.
Cada ejemplar es una expresión de nuestro amor al libro como obra de arte y como objeto.

René Favaloro

¡Prohibido olvidar!

Estoy convencido de que a esta sociedad consumista, cegada por el mercado, la sucederá otra que se caracterizará por el hecho trascendente de que no dejará de lado la justicia social y la solidaridad








“Recuerdos de un médico rural” (fragmento) de René Favaloro



(…) Ranchos miserables y villas miserias se ven por doquier, pobres escuelitas rurales más destartaladas que nunca están, si se las quiere ver, con maestros que, como los Guiñazú, siguen recibiendo salarios alejados de la realidad. A pesar de la abundancia de médicos carecemos de una medicina organizada.



Todos somos culpables, pero si hubiera que repartir responsabilidades las mayores recaerían sobre las clases dirigentes ¡Si resurgiera San Martín caparía a lo paisano varias generaciones de mandantes!



¿Tendremos capacidad de reaccionar? ¿Seremos capaces de realizar la verdadera reconstrucción? (…)



Aníbal Troilo

Junto al Polaco homenajeamos a Pichuco en su aniversario



“De estos textos surge un Troilo bohemio sí, capaz de salir de la casa a comprar soda y no volver en tres días -‘y encima sin la soda’, dirá Zita-, pero bohemio serio (con perdón de la palabra), perseguidor tozudo de la belleza imposible, empeñado en que su bandoneón cante como Gardel. Es decir un hombre herido de utopía”. Juan Gelman (Prólogo del libro “Aníbal Troilo Pichuco: Conversaciones” de María Esther Gilio, Perfil Libros, 1998).







“Ese muchacho Troilo” de Enrique Francini y Homero Expósito



Ese muchacho Troilo…

y su gran juventud hecha de arrugas…

Como el fueye que duele como él,

Parece un corazón latiendo en las rodillas…



Ese muchacho Troilo…

Para mí que lo hicieron en mi casa

como al pan que la vieja siempre dio,

¡le sobra tanto amor que rompe los bolsillos!



¿Para qué volver a investigar

la bola de cristal, si ya aprendió a vivir?

Y entendió que hay madres que se van,

amigos que no están

y niños que se mueren sin juguetes…



Por eso mi gordo Troilo

tiene tantos pecados con razón,

que al lado de Jesús y al lado del ladrón

también ganó su cruz de angustias y de alcohol…

Apoyamos la creación de la Reserva Natural Urbana en San Pedro

Apoyamos la propuesta de la creación de la Reserva Natural Urbana de San Pedro






Para los amigos de la página, difundimos el proyecto de creación de la reserva natural urbana que llevan adelante ambientalistas de San Pedro. Aprovechen, a través del informe, a conocer algunos de los paisajes de nuestra ciudad.



El proyecto busca una “puesta en valor de la diversidad que presenta el Paseo Público 2 e integrarlo a actividades que permitan esparcimiento, recreación, educación e interpretación ambiental. El proyecto de ordenanza fue presentado en mayo de 2015. Ahora, necesitamos el apoyo de todos para que pueda concretarse”.



Estamos juntando firmas en apoyo en: Joyería Tettamanti (Pellegrini 1060), Gran Parana Pesca y Aire Libre (Mitre 638), Lo de Charo (Uruguay y Hipolito Yrigoyen) y Mercadito Avenida (Belgrano 1099) por ahora.



También podés mandarnos a la página de facebook una foto tuya con un cartel que diga algo parecido a “Apoyo la creación de una Reserva Natural en el Paseo Público 2”. ¡Todo suma!






Proyecto



Justificación



Entrevista en programa Tiempo Libre Radio (Reserva vs Parque Vial)



Entrevista a Kike Sierra en LaRadio San Pedro 92.3

Litto Nebbia

Si algún rumbo he de seguir,

Si una historia quiero hacer,

Si un camino he de trazar

que sea en mi tierra.






“Nueva zamba para mi tierra” Litto Nebbia



No quiero vivir sin ti, mi tierra

lo supe fuera de ti, mi tierra.

Pregunten dónde quiero sufrir,

o en qué zona quiero amar

o en qué lugar voy a morir,

pues en mi tierra.



Nadie dice que te quiere, mi tierra.

Nunca mientras te caminan, mi tierra.

Amaneciendo en Montevideo

ya todos sienten que te extrañan,

que no son nada sin ti, mi tierra.



Si en un espejo nos miramos

notamos que algo va cambiando

cada día, cada herida.

Esto también le sucede

a la madre de todas las cosas

y esa es mi tierra.



No puedo vivir sin ti, mi tierra.

Me interesa hasta tu desencuentro.

pregunten dónde quiero sufrir

O en qué zona quiero amar

o en qué lugar voy a morir

pues en mi tierra.



Si en un espejo nos miramos

notamos que algo va cambiando

cada día, cada herida.

Esto también le sucede

a la madre de todas las cosas

y esa es mi tierra.



No quiero vivir sin ti, mi tierra.

Lo supe fuera de ti, mi tierra.

Si algún rumbo he de seguir,

Si una historia quiero hacer,

Si un camino he de trazar

que sea en mi tierra.

Edelmiro Molinari

“Hace poco me preguntaron sobre los cuentos de derviches que menciono en ‘Hombre de las cumbres’. El libro fue escrito por Idries Shah, y aquí va uno de ellos para compartir con todos.Con amor, Edelmiro.(Este fragmento se encuentra en idioma persa en un libro derviche de apuntes y varias formas del cuento pueden encontrarse en escuelas sufis tan distantes entre sí como están Damasco y Delhi)






El carruaje



Existen tres ciencias en el estudio del hombre. La primera es la ciencia del conocimiento común; la segunda es la ciencia de los estados interiores poco comunes, a menudo llamados éxtasis; la tercera, que es la mas importante, es la ciencia de la verdadera realidad de lo que yace mas allá de aquellas dos.

Únicamente el conocimiento interior real lleva aparejado el conocimiento de la ciencia de la verdadera realidad. las otras dos son cada una a su modo el reflejo de la tercera, son casi inútiles sin ésta.

Imaginemos un cochero. Está sentado en un vehículo tirado por un caballo que él guía, el intelecto es el ‘vehículo’, la forma exterior por medio del cual afirmamos que estamos donde pensamos que estamos y lo que debemos hacer. El vehículo posibilita operar al caballo y al hombre. Esto es lo que llamamos tasbkil: forma exterior o formulación. El caballo que es la fuerza motriz, es la energía que se llama ‘un estado de emoción’ u otra fuerza. Esto es necesario para propulsar el carruaje. El hombre es nuestro ejemplo, es aquello que percibe, de una manera superior a los otros, el propósito y las posibilidades de la situación y a quien hace posible que el carruaje avance hacia su objetivo y lo logre.

Cualquiera de los tres, por sí solo, podrá realizar funciones. Pero la función combinada, que llamamos el movimiento del carruaje, no puede ocurrir a menos que los tres estén conectados de la manera correcta. Solamente el ‘hombre’, el verdadero ser, conoce la relación entre los tres elementos, y la necesidad que tienen el uno del otro.

Entre los sufis, el trabajo mayor es el conocimiento de combinar los tres elementos. Muchos hombres, un caballo inadecuado, un carruaje demasiado liviano o demasiado pesado….y el resultado no tendrá lugar”.



(Del muro de Facebook de Edelmiro Molinari)






“Uno por uno” Edelmiro Molinari



Canto a los héroes del dolor,

al que trabaja sol a sol,

su corazón siempre con hambre.



Al que trabaja sin cesar

para comer de lo mejor

del desperdicio de otros hombres.



Canto al que quiere leer

y ni siquiera dejan ver

que hay una estrella con su nombre.



Canto al río que se ahogó,

todo a su alrededor pudrió

por la riqueza de otros hombres.



Canto a la tierra que se va,

lavada sin necesidad

de la firmeza de sus árboles.



Plantemos uno, uno por uno

volviendo el cauce a su lugar.



Limpiemos uno, uno por uno

y el río vuelve a respirar.

Iván W. Tovar

¡Felicitaciones, Iván! Ganador del XX Festival de Arte de Cartagena en narrativa y poesía.






“Para una Casanova”



No creo en dioses ni en cuerpos translúcidos

que susurran tu nombre mientras duermes,

no creo en el cielo ni en esa sombra larga que camina a mi lado

como una copia barata de mi cuerpo lamiendo el suelo.

Cuando el sol duerme

¡mi alma bosteza con arrogancia!

Todo lo rechazo con un eructo,

nada se queda pegado en mi carne;

porque nada me despega de este cuerpo esclavo del mundo,

¡nada sacia mis sentidos!

¡Pero tú, nena!

¡Pero tú, morena!

Eres una sombra de carne reptando entre las llamas,

una niña jugando en un parque

con todos sus demonios agarrados por los cuernos.

Eres una rosa morena que se derrite en los ojos de la amargura.

¡Cómo no reír mientras veo tus piernas pisando el hambre!

Mientras observo con qué dulzura mueves tu lengua

entre tus dientes.

Mientras observo…

Con qué frialdad te sacas esas flechas que la soledad te enterró.

¡Oh amiga! Aprieta mis manos, muérdeme los vicios

¡Muérdelos!

¡Enséñame a ver los colores del negro!

Convierte nuestras desgracias, en esa nicotina invisible que adorna las verdaderas amistades.



Iván W Tovar, Cartagena de indias, 2017

Frida Kahlo

Frida, ¿qué más agregar?






El método poco ortodoxo de Frida Kahlo sorprendió a muchos de sus alumnos. Ya de entrada les ofreció el tratamiento de tú e insistía en una relación de camaradería. No tutelaba a sus alumnos, sino que estimulaba su propio desarrollo y autocrítica. Intentaba enseñarles algunos principios técnicos y la imprescindible autodisciplina, comentaba los trabajos, pero nunca atacaba directamente el proceso creativo. «La única ayuda era el estímulo, nada más», comentaban sus alumnos. «No decía ni media palabra acerca de cómo debíamos pintar ni hablaba del estilo, como lo hacía el maestro Diego. […] Fundamentalmente, lo que nos enseñaba era el amor por el pueblo y un gusto por el arte popular», recordaban. «Muchachos», proclamaba, «no podemos hacer nada encerrados en esta escuela. Salgamos a la calle. Vayamos a pintar la vida callejera.»



«Mi padre tenía desde hacía muchos años una caja de colores al óleo, unos pinceles dentro de una copa vieja y una paleta en un rincón de su tallercito de fotografía. Le gustaba pintar y dibujar paisajes cerca del río en Coyoacán, y a veces copiaba cromos. Desde niña, como se dice comúnmente, yo le tenía echado el ojo a la caja de colores. No sabría explicar el por qué. Al estar tanto tiempo en cama, enferma, aproveché la ocasión y se la pedí a mi padre. Como un niño, a quien se le quita su juguete para dárselo a un hermano enfermo, me la ‹prestó› Mi mamá mandó hacer con un carpintero un caballete… si así se le puede llamar a un aparato especial que podía acoplarse a la cama donde yo estaba, porque el corset de yeso no me dejaba sentar. Así comencé a pintar mi primer cuadro, el retrato de una amiga mía.»




Mi nana y yo o Yo mamando, 1937

La madre de Frida Kahlo no pudo dar el pecho a ésta, pues ya once meses tras su llegada al mundo, nació su hermana Cristina. Por eso fue alimentada por un ama. La relación aquí expresada da la impresión de ser distante, fría y reducida al acto práctico de la alimentación, una impresión que se ve acentuada por la carencia de contacto visual y la máscara que cubre el rostro de la nodriza. La pintora consideraba este cuadro como uno de sus trabajos más fuertes.

Del libro: “FRIDA KAHLO 1907-1954. Dolor y pasión” de Andrea Kettenmann (Taschen)

Tania Ocampos




¡Qué conformistas nos volvió este mundo!

Donde todo es nada, y nada es todo,

Donde los golpes y puteadas son síntomas de amor,

Donde las rosas y cartas, alerta de ridiculez.



¡Qué conformistas nos volvimos!

Con tal de que nos quieran

Nos humillamos de cualquier manera.



¡Qué conformistas nos volvieron!

Bancamos más los golpes y puteadas,

Que las caricias de uno mismo.



¡Qué hipócritas nos volvimos!

Si para tener que amarte, tengo que maltratarte.

Si rayar la pared indigna más

Que violar y matar…



Y no quiero que te conformes,

Quiero que luches, bailes, grites…



Y no quiero que te conformes,

Porque vos sí das todo:

si amás sin dañar,

si sabés respetar,

vos, todavía sabés soñar.



No te conformes con nada,

Porque vos…

Ya probaste la libertad,

Y no la pensás soltar.



Fotografía: Vera Lyn 333 (usuaria de Deviant Art)