Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Tu musa

Desde Guayaquil, las bolerísticas letras de “tu musa”…






Imagino tu rostro iluminando mi mirada.

Imagino tu risa haciendo eco en mis oídos.

Imagino tu cuerpo pegado al mío.

Imagino tus manos tomadas de las mías.

Imagino tus brazos fundidos en mi abrazo.

Imagino tus labios entreabiertos saciando los míos…

Imagino un alegre despertar.

Imagino un suspiro.

Imagino un bello atardecer.

Imagino una felicidad infinita.

Imagino un amor perdurable y verdadero.

Imagino…. Sólo contigo.

Guy de Delos

Asoman letras colombianas…



Fotografía: Cementerio de Montparnasse




I



La culpa es de los que me llaman poeta,

Pues yo nunca osé llamarme así.

Poeta Toth que escribe el día;

Yo sólo escribo letras.



Osé escribirle a la noche; sí,

A los ángeles de mármol sentado sobre la tumba de Flaubert,

Cuando la luna extasiada, me leía y suspiraba, cual flor que calma la sed con el primer rocío.

Mi tinta azul, verde se transformaba,

Y como fantasma trasgo se desvanecía traspasando el papel;

Unos cuantos epitafios manchaba

(Era mi cordura que a pesar de mi congoja se escurría).

Las nubes chocaban entre sí hipnotizadas,

Y Gustave se encorvaba a corregir mi ortografía,

“no termines como Maupassant”,

Me aconsejaba

Y lloraba la demencia de su pupilo, que con demencia hizo de sí mismo una poesía.



No me llamen poeta a mí,

Que de cobardía estoy enfermo

Y por el cementerio nunca más me han visto.

Día del Amigo

“Sólo el que te ama te ayuda a crecer”






Un año antes de la llegada del hombre a la luna, el dr. Enrique Febbraro, Doctor en Odontología, Profesor de Historia y Ética, no quiso dejar de honrar este esfuerzo de la humanidad y formó un equipo que trabajó durante un año sobre la idea de la unión y la amistad: “Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo. Él me enseña, yo le enseño. Ambos aprendemos y juntos vamos recorriendo el camino de la vida, creciendo. Sólo el que te ama te ayuda a crecer”. Fue así que, como corolario de su tarea, instituyó el 20 de Julio de 1969 como el “Día Internacional del Amigo”, en coincidencia con la llegada del hombre a la luna.

Fuente: http://diadelamigo.yaia.com/






“Necesito de un amigo” de Rubén Rada



Hace tiempo que no voy al bar

a pedirle a un amigo

que se apiade y me quiera escuchar

y que llore conmigo.



Hace tiempo que quiero contar

lo más triste de mí

ya no sé si es verdad mi verdad

necesito un testigo

que me ayude a encontrar la razón

y a no ser tu enemigo.



Necesito saber, si se puede querer

a quien fue tu mujer, como amiga

en fracasos de amor mi ignorancia es total

y por eso no cierra mi herida.



No será, que perdí la humildad

de confiarle a un amigo,

amigo mío,

los defectos de mi vanidad

que se fueron contigo.



Necesito saber, si vendrá a mí la paz

esa gran bendición del olvido

y quisiera volver nuevamente al lugar

donde está mi verdad, mis amigos…



Necesito de un amigo

que me sepa comprender,

necesito de un amigo

que me quiera, que me entienda

y que me guíe con mi pena.

Luciano Castillo

¡Bienvenido, Luciano!

“Rutina” de Luciano Castillo






El mismo día a día, la misma rutina diaria del mismo despertar sabiendo de antemano lo que sucederá.

Bostezos compartidos entre la gente acostumbrada a verse las caras y aun así sin conocerse. Todos caminando juntos aunque distantes, acompañando soledades.

La misma rutina diaria, los mismos destinos esperando las mismas caras.

La gente caminando solo por el caminar pesado de sus pies dormidos que conocen por sí mismos el camino.

Maldicen entre dientes las rutinas, las mañanas mal dormidas, cada uno sus problemas, sus deseos inconclusos, abandonados en un rincón del andén esperando a que alguien los recoja.

El sol actuando morisquetas con las nubes para llamar la atención, para que aunque sea una sola mirada se distraiga de la rutina al cielo, alguien que se detenga a mirar.



Fotografía: “Crazy crowd” de NickLonski (usuario de Deviant Art)

Chloe Marlene

Originalmente escrito a sus catorce años, hoy volvemos a compartir el diario de poesía de Chloe Marlene (seudónimo)






Mala decisión, dice el consciente

pero en un beso el alma vuela.

A veces hay que ponerse fuerte

y dejar lo que nos duela.



Si la confusión invade el alma

debemos tener siempre presente:

los rostros pasan como el agua,

sea a veces lentamente.



Sabio es quien nuevos mundos crea

aunque dolor le cueste.

Sabio es porque también sabe

el real vigor está en la mente.



Fotografía: “Reflection” de Mary Jane Kelley (usuaria de Deviant Art)

René Favaloro

¡Prohibido olvidar!

Estoy convencido de que a esta sociedad consumista, cegada por el mercado, la sucederá otra que se caracterizará por el hecho trascendente de que no dejará de lado la justicia social y la solidaridad








“Recuerdos de un médico rural” (fragmento) de René Favaloro



(…) Ranchos miserables y villas miserias se ven por doquier, pobres escuelitas rurales más destartaladas que nunca están, si se las quiere ver, con maestros que, como los Guiñazú, siguen recibiendo salarios alejados de la realidad. A pesar de la abundancia de médicos carecemos de una medicina organizada.



Todos somos culpables, pero si hubiera que repartir responsabilidades las mayores recaerían sobre las clases dirigentes ¡Si resurgiera San Martín caparía a lo paisano varias generaciones de mandantes!



¿Tendremos capacidad de reaccionar? ¿Seremos capaces de realizar la verdadera reconstrucción? (…)



Litto Nebbia

Si algún rumbo he de seguir,

Si una historia quiero hacer,

Si un camino he de trazar

que sea en mi tierra.






“Nueva zamba para mi tierra” Litto Nebbia



No quiero vivir sin ti, mi tierra

lo supe fuera de ti, mi tierra.

Pregunten dónde quiero sufrir,

o en qué zona quiero amar

o en qué lugar voy a morir,

pues en mi tierra.



Nadie dice que te quiere, mi tierra.

Nunca mientras te caminan, mi tierra.

Amaneciendo en Montevideo

ya todos sienten que te extrañan,

que no son nada sin ti, mi tierra.



Si en un espejo nos miramos

notamos que algo va cambiando

cada día, cada herida.

Esto también le sucede

a la madre de todas las cosas

y esa es mi tierra.



No puedo vivir sin ti, mi tierra.

Me interesa hasta tu desencuentro.

pregunten dónde quiero sufrir

O en qué zona quiero amar

o en qué lugar voy a morir

pues en mi tierra.



Si en un espejo nos miramos

notamos que algo va cambiando

cada día, cada herida.

Esto también le sucede

a la madre de todas las cosas

y esa es mi tierra.



No quiero vivir sin ti, mi tierra.

Lo supe fuera de ti, mi tierra.

Si algún rumbo he de seguir,

Si una historia quiero hacer,

Si un camino he de trazar

que sea en mi tierra.

Edelmiro Molinari

“Hace poco me preguntaron sobre los cuentos de derviches que menciono en ‘Hombre de las cumbres’. El libro fue escrito por Idries Shah, y aquí va uno de ellos para compartir con todos.Con amor, Edelmiro.(Este fragmento se encuentra en idioma persa en un libro derviche de apuntes y varias formas del cuento pueden encontrarse en escuelas sufis tan distantes entre sí como están Damasco y Delhi)






El carruaje



Existen tres ciencias en el estudio del hombre. La primera es la ciencia del conocimiento común; la segunda es la ciencia de los estados interiores poco comunes, a menudo llamados éxtasis; la tercera, que es la mas importante, es la ciencia de la verdadera realidad de lo que yace mas allá de aquellas dos.

Únicamente el conocimiento interior real lleva aparejado el conocimiento de la ciencia de la verdadera realidad. las otras dos son cada una a su modo el reflejo de la tercera, son casi inútiles sin ésta.

Imaginemos un cochero. Está sentado en un vehículo tirado por un caballo que él guía, el intelecto es el ‘vehículo’, la forma exterior por medio del cual afirmamos que estamos donde pensamos que estamos y lo que debemos hacer. El vehículo posibilita operar al caballo y al hombre. Esto es lo que llamamos tasbkil: forma exterior o formulación. El caballo que es la fuerza motriz, es la energía que se llama ‘un estado de emoción’ u otra fuerza. Esto es necesario para propulsar el carruaje. El hombre es nuestro ejemplo, es aquello que percibe, de una manera superior a los otros, el propósito y las posibilidades de la situación y a quien hace posible que el carruaje avance hacia su objetivo y lo logre.

Cualquiera de los tres, por sí solo, podrá realizar funciones. Pero la función combinada, que llamamos el movimiento del carruaje, no puede ocurrir a menos que los tres estén conectados de la manera correcta. Solamente el ‘hombre’, el verdadero ser, conoce la relación entre los tres elementos, y la necesidad que tienen el uno del otro.

Entre los sufis, el trabajo mayor es el conocimiento de combinar los tres elementos. Muchos hombres, un caballo inadecuado, un carruaje demasiado liviano o demasiado pesado….y el resultado no tendrá lugar”.



(Del muro de Facebook de Edelmiro Molinari)






“Uno por uno” Edelmiro Molinari



Canto a los héroes del dolor,

al que trabaja sol a sol,

su corazón siempre con hambre.



Al que trabaja sin cesar

para comer de lo mejor

del desperdicio de otros hombres.



Canto al que quiere leer

y ni siquiera dejan ver

que hay una estrella con su nombre.



Canto al río que se ahogó,

todo a su alrededor pudrió

por la riqueza de otros hombres.



Canto a la tierra que se va,

lavada sin necesidad

de la firmeza de sus árboles.



Plantemos uno, uno por uno

volviendo el cauce a su lugar.



Limpiemos uno, uno por uno

y el río vuelve a respirar.

Iván W. Tovar

¡Felicitaciones, Iván! Ganador del XX Festival de Arte de Cartagena en narrativa y poesía.






“Para una Casanova”



No creo en dioses ni en cuerpos translúcidos

que susurran tu nombre mientras duermes,

no creo en el cielo ni en esa sombra larga que camina a mi lado

como una copia barata de mi cuerpo lamiendo el suelo.

Cuando el sol duerme

¡mi alma bosteza con arrogancia!

Todo lo rechazo con un eructo,

nada se queda pegado en mi carne;

porque nada me despega de este cuerpo esclavo del mundo,

¡nada sacia mis sentidos!

¡Pero tú, nena!

¡Pero tú, morena!

Eres una sombra de carne reptando entre las llamas,

una niña jugando en un parque

con todos sus demonios agarrados por los cuernos.

Eres una rosa morena que se derrite en los ojos de la amargura.

¡Cómo no reír mientras veo tus piernas pisando el hambre!

Mientras observo con qué dulzura mueves tu lengua

entre tus dientes.

Mientras observo…

Con qué frialdad te sacas esas flechas que la soledad te enterró.

¡Oh amiga! Aprieta mis manos, muérdeme los vicios

¡Muérdelos!

¡Enséñame a ver los colores del negro!

Convierte nuestras desgracias, en esa nicotina invisible que adorna las verdaderas amistades.



Iván W Tovar, Cartagena de indias, 2017