Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Litto Nebbia

¡Felicidades, Master!



“Un compañero de cuando íbamos al colegio en Rosario, a mis trece años, vino a visitarme después de veinte años de no vernos. Me cuenta que en sesiones de análisis, tratando de recuperar su adolescencia, yo aparezco en algunas correrías. Su especialista le aconseja que me busque y charlemos concretamente del pasado. Toda la situación me lleva luego a escribir esta canción, que si bien no fue escrita directamente para este compañero, es una reflexión acerca de esos amigos de la infancia con los cuales uno hace proyectos eternos y luego la vida nos lleva por distintos caminos”.






“Carta a un compañero de colegio” de Litto Nebbia



Te acostumbraste a conocerme de la única manera

Que en un banco de colegio yo te podía ofrecer.

La vida pasa y mientras pasa

Tanta locura que había en mi cabeza

Llena de sueños y planes sin certeza,

No pudieron detenerme, ni siquiera convencerme.

A pesar que perdí mucho en el camino…



Por el camino uno aprende a vivir

Por el camino, se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena,

Tanta locura en mi cabeza,

Arriesgando sueños sin certeza,

Por el camino uno aprende a querer,

Por el camino se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena

Tanta locura en mi cabeza.

Arriesgando sueños y planes sin certeza.



Cada mañana era distinta, incluyendo la aventura

Que a la hora del recreo se nos podía ocurrir.

Y aquel castigo inmerecido por haber escrito AMOR en la pizarra,

Si era lo único que realmente nos faltaba.

Después nunca más nos vimos, cada quien hizo su vida

Y el que pudo llegó al fondo del camino.



Por el camino uno aprende a vivir

Por el camino, se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena,

Tanta locura en mi cabeza,

Arriesgando sueños sin certeza,

Por el camino uno aprende a querer,

Por el camino se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena

Tanta locura en mi cabeza.

Arriesgando sueños y planes sin certeza.

Día del Amigo

“Sólo el que te ama te ayuda a crecer”






Un año antes de la llegada del hombre a la luna, el dr. Enrique Febbraro, Doctor en Odontología, Profesor de Historia y Ética, no quiso dejar de honrar este esfuerzo de la humanidad y formó un equipo que trabajó durante un año sobre la idea de la unión y la amistad: “Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo. Él me enseña, yo le enseño. Ambos aprendemos y juntos vamos recorriendo el camino de la vida, creciendo. Sólo el que te ama te ayuda a crecer”. Fue así que, como corolario de su tarea, instituyó el 20 de Julio de 1969 como el “Día Internacional del Amigo”, en coincidencia con la llegada del hombre a la luna.

Fuente: http://diadelamigo.yaia.com/






“Necesito de un amigo” de Rubén Rada



Hace tiempo que no voy al bar

a pedirle a un amigo

que se apiade y me quiera escuchar

y que llore conmigo.



Hace tiempo que quiero contar

lo más triste de mí

ya no sé si es verdad mi verdad

necesito un testigo

que me ayude a encontrar la razón

y a no ser tu enemigo.



Necesito saber, si se puede querer

a quien fue tu mujer, como amiga

en fracasos de amor mi ignorancia es total

y por eso no cierra mi herida.



No será, que perdí la humildad

de confiarle a un amigo,

amigo mío,

los defectos de mi vanidad

que se fueron contigo.



Necesito saber, si vendrá a mí la paz

esa gran bendición del olvido

y quisiera volver nuevamente al lugar

donde está mi verdad, mis amigos…



Necesito de un amigo

que me sepa comprender,

necesito de un amigo

que me quiera, que me entienda

y que me guíe con mi pena.

Enrique Cadícamo




“Tango de lengue” Letra y música de Enrique Cadícamo



Cuando bailás, sensual, un tango guapo,

entre el reaje vuela tu pollera

y al ondear en el aire, en vez de un trapo,

parece que flameara una bandera.



La bandera del “queco” y del sustrato

rantifuso del hampa y de las rejas…

Tango de lengue, obsceno garabato

que dibujan con sus pubis las parejas.



Tango de lengue por vos

se pierde una daga hasta el mango.

Tango de lengue los dos

estamos manchados de fango…

Sigue grave el bandoneón

el canyengue de tus pasos…



Mientras suene en un fueye de chamuyo gangoso

un tango de esos tangos que fueron y serán,

siempre habrá algún convicto en algún calabozo

o en bulines sombríos, shoficas tenebrosos

que al escuchar tus notas aprendan a llorar…

porque esas son las aulas sagradas del gotán…



Tango de lengue… pasión de arrabal

de malevos a prueba de hachazos.






Más inéditos con Litto Nebbia en nuestro canal de You Tube:





Aníbal Troilo

Junto al Polaco homenajeamos a Pichuco en su aniversario



“De estos textos surge un Troilo bohemio sí, capaz de salir de la casa a comprar soda y no volver en tres días -‘y encima sin la soda’, dirá Zita-, pero bohemio serio (con perdón de la palabra), perseguidor tozudo de la belleza imposible, empeñado en que su bandoneón cante como Gardel. Es decir un hombre herido de utopía”. Juan Gelman (Prólogo del libro “Aníbal Troilo Pichuco: Conversaciones” de María Esther Gilio, Perfil Libros, 1998).







“Ese muchacho Troilo” de Enrique Francini y Homero Expósito



Ese muchacho Troilo…

y su gran juventud hecha de arrugas…

Como el fueye que duele como él,

Parece un corazón latiendo en las rodillas…



Ese muchacho Troilo…

Para mí que lo hicieron en mi casa

como al pan que la vieja siempre dio,

¡le sobra tanto amor que rompe los bolsillos!



¿Para qué volver a investigar

la bola de cristal, si ya aprendió a vivir?

Y entendió que hay madres que se van,

amigos que no están

y niños que se mueren sin juguetes…



Por eso mi gordo Troilo

tiene tantos pecados con razón,

que al lado de Jesús y al lado del ladrón

también ganó su cruz de angustias y de alcohol…

Litto Nebbia

Si algún rumbo he de seguir,

Si una historia quiero hacer,

Si un camino he de trazar

que sea en mi tierra.






“Nueva zamba para mi tierra” Litto Nebbia



No quiero vivir sin ti, mi tierra

lo supe fuera de ti, mi tierra.

Pregunten dónde quiero sufrir,

o en qué zona quiero amar

o en qué lugar voy a morir,

pues en mi tierra.



Nadie dice que te quiere, mi tierra.

Nunca mientras te caminan, mi tierra.

Amaneciendo en Montevideo

ya todos sienten que te extrañan,

que no son nada sin ti, mi tierra.



Si en un espejo nos miramos

notamos que algo va cambiando

cada día, cada herida.

Esto también le sucede

a la madre de todas las cosas

y esa es mi tierra.



No puedo vivir sin ti, mi tierra.

Me interesa hasta tu desencuentro.

pregunten dónde quiero sufrir

O en qué zona quiero amar

o en qué lugar voy a morir

pues en mi tierra.



Si en un espejo nos miramos

notamos que algo va cambiando

cada día, cada herida.

Esto también le sucede

a la madre de todas las cosas

y esa es mi tierra.



No quiero vivir sin ti, mi tierra.

Lo supe fuera de ti, mi tierra.

Si algún rumbo he de seguir,

Si una historia quiero hacer,

Si un camino he de trazar

que sea en mi tierra.

Edelmiro Molinari

“Hace poco me preguntaron sobre los cuentos de derviches que menciono en ‘Hombre de las cumbres’. El libro fue escrito por Idries Shah, y aquí va uno de ellos para compartir con todos.Con amor, Edelmiro.(Este fragmento se encuentra en idioma persa en un libro derviche de apuntes y varias formas del cuento pueden encontrarse en escuelas sufis tan distantes entre sí como están Damasco y Delhi)






El carruaje



Existen tres ciencias en el estudio del hombre. La primera es la ciencia del conocimiento común; la segunda es la ciencia de los estados interiores poco comunes, a menudo llamados éxtasis; la tercera, que es la mas importante, es la ciencia de la verdadera realidad de lo que yace mas allá de aquellas dos.

Únicamente el conocimiento interior real lleva aparejado el conocimiento de la ciencia de la verdadera realidad. las otras dos son cada una a su modo el reflejo de la tercera, son casi inútiles sin ésta.

Imaginemos un cochero. Está sentado en un vehículo tirado por un caballo que él guía, el intelecto es el ‘vehículo’, la forma exterior por medio del cual afirmamos que estamos donde pensamos que estamos y lo que debemos hacer. El vehículo posibilita operar al caballo y al hombre. Esto es lo que llamamos tasbkil: forma exterior o formulación. El caballo que es la fuerza motriz, es la energía que se llama ‘un estado de emoción’ u otra fuerza. Esto es necesario para propulsar el carruaje. El hombre es nuestro ejemplo, es aquello que percibe, de una manera superior a los otros, el propósito y las posibilidades de la situación y a quien hace posible que el carruaje avance hacia su objetivo y lo logre.

Cualquiera de los tres, por sí solo, podrá realizar funciones. Pero la función combinada, que llamamos el movimiento del carruaje, no puede ocurrir a menos que los tres estén conectados de la manera correcta. Solamente el ‘hombre’, el verdadero ser, conoce la relación entre los tres elementos, y la necesidad que tienen el uno del otro.

Entre los sufis, el trabajo mayor es el conocimiento de combinar los tres elementos. Muchos hombres, un caballo inadecuado, un carruaje demasiado liviano o demasiado pesado….y el resultado no tendrá lugar”.



(Del muro de Facebook de Edelmiro Molinari)






“Uno por uno” Edelmiro Molinari



Canto a los héroes del dolor,

al que trabaja sol a sol,

su corazón siempre con hambre.



Al que trabaja sin cesar

para comer de lo mejor

del desperdicio de otros hombres.



Canto al que quiere leer

y ni siquiera dejan ver

que hay una estrella con su nombre.



Canto al río que se ahogó,

todo a su alrededor pudrió

por la riqueza de otros hombres.



Canto a la tierra que se va,

lavada sin necesidad

de la firmeza de sus árboles.



Plantemos uno, uno por uno

volviendo el cauce a su lugar.



Limpiemos uno, uno por uno

y el río vuelve a respirar.

Gilberto Gil




“Si yo soy algo incomprensible,

mi dios lo es más.

El misterio siempre ha de estar por ahí…”



Parabéns, Gil!!






“Esotérico” de Gilberto Gil



Não adianta nem me abandonar

Porque mistério sempre há de pintar por aí

Pessoas até muito mais vão lhe amar

Até muito mais difíceis que eu prá você

Que eu, que dois, que dez, que dez milhões, todos iguais

Até que nem tanto esotérico assim

Se eu sou algo incompreensível, meu Deus é mais

Mistério sempre há de pintar por aí

Não adianta nem me abandonar (não adianta não)

Nem ficar tão apaixonada, que nada

Que não sabe nadar

Que morre afogada por mim

Chico Buarque

¡Sobradas razones para desearte un muy feliz cumpleaños, Chico!






“Bastidores” de Chico Buarque/1980



Lloré, lloré

Hasta sentir dolor de mí.

Y me encerré en el camarín

Y tomé un calmante, un excitante

y un trago de gin

Y me acordé

Del día en que te conocí.

Con muchos brillos me vestí

Y después me pinté, me pinté

Me pinté, me pinté.



Canté, canté…

Canté, canté…

Qué cruel es cantar así

Y en un instante de ilusión

Te vi por el salón

Burlándote de mí.

No me cambié,

Volví corriendo a nuestro hogar.

Volví para certificar

Que tú nunca más, volverás

Volverás, volverás



Canté, canté

Ni sé cómo cantaba así.

Sólo sé que el cabaret

Me aplaudió de pie

Cuando llegué al final…

Mas no seguí,

Volví corriendo a nuestro hogar.

Volví para certificar

Que tú nunca más. Volverás,

Volverás, volverás



Canté, canté

Jamás canté tan lindo así.

Los hombres pidiéndome bis

Borrachos y febriles

Festejaban por mí.



Lloré, lloré

Hasta sentir pena de mí.




Luis Alberto Spinetta

En tiempos de iluminados, asesinos y fachistas, un poco de claridad: “No me gustan los templos del rock”, palabras del flaco en la Rock & Pop, año 2007.




“Contra todos los males de este mundo”



Vamos a buscar

al enorme dragón

a su morada entre las ruinas de oro



La noche nos guía

al sol se asomará

y al volverse…



Lo obligaremos a dar su corazón

a dar el antídoto

contra todos los males de este mundo…



Vamos a buscar

aquel viejo tiburón

a las profundidades del mar de la sangre.



La marea misma

nos guiará

y al cambiar…



Lo obligaremos a dar su dirección

a dar en antídoto

contra todos los males que hay aquí.



Vamos en procura

de un genio tirador

que pruebe con nosotros o busquemos la forma.



De algo que nos cure la preocupación

algo que nos sirva

contra todos los males de este mundo.

Edmundo Rivero

Don Edmundo por Luis Alposta.




“Cuando Pichuco lo llamó para integrar su orquesta se reunieron en un lugar que se llamaba “La Cartuja”, en Diagonal Norte y Libertad. Troilo estaba acompañado por su mujer, Zita. Rivero llevó su guitarra, y se pusieron a tocar y cantar con el Gordo en un reservado que había en el local. Hacia las cuatro de la mañana, Pichuco se acordó del motivo del encuentro.
— Mire, me gustaría que usted cante en mi orquesta esas cosas que cantó con la guitarra. Va a ser toda una novedad. Así que dígame qué es lo que usted pretende para trabajar conmigo.
— Vea, lo que pretendo es tener un buen repertorio. Dígame qué es lo que le gusta de todo lo que yo canto para incluirlo en el repertorio de la orquesta. Además, usted puede darme otras piezas para completarlo.
Rivero sorprendió una expresiva mirada de Pichuco a Zita, pero no llegó a entender su significado, aunque tuvo la vaga sensación de haber dicho algo inconveniente. Más tarde, el mismo Troilo se lo explicó.
— ¿Usted sabe por qué mire así a mi mujer cuando dijo eso?Porque cuando le pregunté qué pretendía para cantar en mi orquesta, pensé que me iba a contestar que quería tanta guita, como me decían todos. Pero usted me habló de repertorio y no de plata.
— Bueno, porque yo nunca canté por plata.
“Me interesaba el repertorio y no lo que podía pagarme Troilo -dijo en una oportunidad Rivero, comentando aquella situación— . Y todavía pienso lo mismo. No me dedico a cantar para ganar plata, sin oque me pagan por cantar. El dinero siempre fue una consecuencia de lo que yo hacía”.

(Del libro “Todo Rivero” de Luis Alposta, Ediciones Corregidor, 2010).



“Nostalgias” (Cobián/Cadícamo)



Quiero emborrachar mi corazón

Para olvidar un loco amor

Que más que amor es un sufrir.

Y aquí vengo para eso,

A borrar antiguos besos

En los besos de otras bocas.

Si su amor fue flor de un día,

Por qué causa es siempre mía

Esta cruel preocupación.

Quiero, por los dos, mi copa alzar

Para olvidar mi obstinación…

Y más la vuelvo a recordar.



Nostalgias,

De escuchar su risa loca

Y sentir junto a mi boca

Como un fuego su respiración.

Angustias,

De sentirme abandonado

Y pensar que otro a su lado

Pronto, pronto le hablará de amor.

Hermano,

Yo no quiero rebajarme

Ni pedirle, ni llorarle,

Ni decirle que no puedo más vivir.

Desde mi triste soledad

Veré caer las rosas muertas

De mi juventud.



Gime, bandoneón tu tango gris.

Quizás a vos te hiera igual

Algún amor sentimental.

Llora mi alma de fantoche,

Sola y triste en esta noche.

Noche negra y sin estrellas.

Si las copas traen consuelo

Aquí estoy con mis desvelos

Para ahogarlos de una vez.

Quiero por los dos mi copa alzar

Para después poder brindar

Por los fracasos del amor.



Más videos en nuestro canal de YouTube