Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Tu musa

Desde Guayaquil, las bolerísticas letras de “tu musa”…






Imagino tu rostro iluminando mi mirada.

Imagino tu risa haciendo eco en mis oídos.

Imagino tu cuerpo pegado al mío.

Imagino tus manos tomadas de las mías.

Imagino tus brazos fundidos en mi abrazo.

Imagino tus labios entreabiertos saciando los míos…

Imagino un alegre despertar.

Imagino un suspiro.

Imagino un bello atardecer.

Imagino una felicidad infinita.

Imagino un amor perdurable y verdadero.

Imagino…. Sólo contigo.

Litto Nebbia

¡Felicidades, Master!



“Un compañero de cuando íbamos al colegio en Rosario, a mis trece años, vino a visitarme después de veinte años de no vernos. Me cuenta que en sesiones de análisis, tratando de recuperar su adolescencia, yo aparezco en algunas correrías. Su especialista le aconseja que me busque y charlemos concretamente del pasado. Toda la situación me lleva luego a escribir esta canción, que si bien no fue escrita directamente para este compañero, es una reflexión acerca de esos amigos de la infancia con los cuales uno hace proyectos eternos y luego la vida nos lleva por distintos caminos”.






“Carta a un compañero de colegio” de Litto Nebbia



Te acostumbraste a conocerme de la única manera

Que en un banco de colegio yo te podía ofrecer.

La vida pasa y mientras pasa

Tanta locura que había en mi cabeza

Llena de sueños y planes sin certeza,

No pudieron detenerme, ni siquiera convencerme.

A pesar que perdí mucho en el camino…



Por el camino uno aprende a vivir

Por el camino, se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena,

Tanta locura en mi cabeza,

Arriesgando sueños sin certeza,

Por el camino uno aprende a querer,

Por el camino se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena

Tanta locura en mi cabeza.

Arriesgando sueños y planes sin certeza.



Cada mañana era distinta, incluyendo la aventura

Que a la hora del recreo se nos podía ocurrir.

Y aquel castigo inmerecido por haber escrito AMOR en la pizarra,

Si era lo único que realmente nos faltaba.

Después nunca más nos vimos, cada quien hizo su vida

Y el que pudo llegó al fondo del camino.



Por el camino uno aprende a vivir

Por el camino, se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena,

Tanta locura en mi cabeza,

Arriesgando sueños sin certeza,

Por el camino uno aprende a querer,

Por el camino se concibe sufrir,

Por el camino vale la pena

Tanta locura en mi cabeza.

Arriesgando sueños y planes sin certeza.

Guy de Delos

Asoman letras colombianas…



Fotografía: Cementerio de Montparnasse




I



La culpa es de los que me llaman poeta,

Pues yo nunca osé llamarme así.

Poeta Toth que escribe el día;

Yo sólo escribo letras.



Osé escribirle a la noche; sí,

A los ángeles de mármol sentado sobre la tumba de Flaubert,

Cuando la luna extasiada, me leía y suspiraba, cual flor que calma la sed con el primer rocío.

Mi tinta azul, verde se transformaba,

Y como fantasma trasgo se desvanecía traspasando el papel;

Unos cuantos epitafios manchaba

(Era mi cordura que a pesar de mi congoja se escurría).

Las nubes chocaban entre sí hipnotizadas,

Y Gustave se encorvaba a corregir mi ortografía,

“no termines como Maupassant”,

Me aconsejaba

Y lloraba la demencia de su pupilo, que con demencia hizo de sí mismo una poesía.



No me llamen poeta a mí,

Que de cobardía estoy enfermo

Y por el cementerio nunca más me han visto.

Luciano Castillo

¡Bienvenido, Luciano!

“Rutina” de Luciano Castillo






El mismo día a día, la misma rutina diaria del mismo despertar sabiendo de antemano lo que sucederá.

Bostezos compartidos entre la gente acostumbrada a verse las caras y aun así sin conocerse. Todos caminando juntos aunque distantes, acompañando soledades.

La misma rutina diaria, los mismos destinos esperando las mismas caras.

La gente caminando solo por el caminar pesado de sus pies dormidos que conocen por sí mismos el camino.

Maldicen entre dientes las rutinas, las mañanas mal dormidas, cada uno sus problemas, sus deseos inconclusos, abandonados en un rincón del andén esperando a que alguien los recoja.

El sol actuando morisquetas con las nubes para llamar la atención, para que aunque sea una sola mirada se distraiga de la rutina al cielo, alguien que se detenga a mirar.



Fotografía: “Crazy crowd” de NickLonski (usuario de Deviant Art)

Chloe Marlene

Originalmente escrito a sus catorce años, hoy volvemos a compartir el diario de poesía de Chloe Marlene (seudónimo)






Mala decisión, dice el consciente

pero en un beso el alma vuela.

A veces hay que ponerse fuerte

y dejar lo que nos duela.



Si la confusión invade el alma

debemos tener siempre presente:

los rostros pasan como el agua,

sea a veces lentamente.



Sabio es quien nuevos mundos crea

aunque dolor le cueste.

Sabio es porque también sabe

el real vigor está en la mente.



Fotografía: “Reflection” de Mary Jane Kelley (usuaria de Deviant Art)

Iván W. Tovar

¡Felicitaciones, Iván! Ganador del XX Festival de Arte de Cartagena en narrativa y poesía.






“Para una Casanova”



No creo en dioses ni en cuerpos translúcidos

que susurran tu nombre mientras duermes,

no creo en el cielo ni en esa sombra larga que camina a mi lado

como una copia barata de mi cuerpo lamiendo el suelo.

Cuando el sol duerme

¡mi alma bosteza con arrogancia!

Todo lo rechazo con un eructo,

nada se queda pegado en mi carne;

porque nada me despega de este cuerpo esclavo del mundo,

¡nada sacia mis sentidos!

¡Pero tú, nena!

¡Pero tú, morena!

Eres una sombra de carne reptando entre las llamas,

una niña jugando en un parque

con todos sus demonios agarrados por los cuernos.

Eres una rosa morena que se derrite en los ojos de la amargura.

¡Cómo no reír mientras veo tus piernas pisando el hambre!

Mientras observo con qué dulzura mueves tu lengua

entre tus dientes.

Mientras observo…

Con qué frialdad te sacas esas flechas que la soledad te enterró.

¡Oh amiga! Aprieta mis manos, muérdeme los vicios

¡Muérdelos!

¡Enséñame a ver los colores del negro!

Convierte nuestras desgracias, en esa nicotina invisible que adorna las verdaderas amistades.



Iván W Tovar, Cartagena de indias, 2017

Tania Ocampos




¡Qué conformistas nos volvió este mundo!

Donde todo es nada, y nada es todo,

Donde los golpes y puteadas son síntomas de amor,

Donde las rosas y cartas, alerta de ridiculez.



¡Qué conformistas nos volvimos!

Con tal de que nos quieran

Nos humillamos de cualquier manera.



¡Qué conformistas nos volvieron!

Bancamos más los golpes y puteadas,

Que las caricias de uno mismo.



¡Qué hipócritas nos volvimos!

Si para tener que amarte, tengo que maltratarte.

Si rayar la pared indigna más

Que violar y matar…



Y no quiero que te conformes,

Quiero que luches, bailes, grites…



Y no quiero que te conformes,

Porque vos sí das todo:

si amás sin dañar,

si sabés respetar,

vos, todavía sabés soñar.



No te conformes con nada,

Porque vos…

Ya probaste la libertad,

Y no la pensás soltar.



Fotografía: Vera Lyn 333 (usuaria de Deviant Art)

Silvana Alexandra Nosach

Los demonios nos acechan… ¡Gracias, Silvana, por compartir tu poema!

“Dicotomía” de Silvana Alexandra Nosach



Debajo de mi piel

mil monstruos atacándome.

Clavando sus puñales,

dibujando cicatrices

sin principio ni final.



Mi barco que naufraga

en la tormenta de mis noches,

se rompen los mástiles

antes que llegue la calma del después.



Y al llegar la luz del amanecer…



Debajo de mi piel

mil demonios sosteniéndome.

Jugando del derecho y del revés,

este juego de nunca ganar o perder.




Agus Penido




“Vos podés cambiar el mundo”,

te animaste a decirme una vez.

Quise cambiar el mundo

y el mundo me cambió a mí,

te cambió a vos,

cambió lo que éramos.



De ruinas a fuego,

de fuego a cenizas;

el viento nos desparramó, mi amor,

soplame un poquito más cerca tuyo.

Armame.



No sé amar después de amar

y te lo repito mil veces

en diez mil versos desparramados.

¿Quién me ayuda con las dudas,

los miedos,

la angustia?

¿Quién me ayuda conmigo misma?

Quedate.





Fotografía: “Cloud walker” de The fox and the raven (usuaria de Deviant Art)