• Banner Principal1
  • Banner Principal2
  • Banner Principal3
  • Banner Principal4

Secciones

  • Recomendaciones de Películas
  • Los Ocultos de Perro Gris
  • Mecachendie
  • La Manada
  • Recomendaciones Literarias
  • Loquenodije
  • Frases, Textos y Poesías
  • E-books
  • Diarios de Poesía
  • Del Barrio a la Luna
  • Ladridos Musicales

Los escritores de pequeñas ciudades no tenemos la posibilidad de ser publicados por grandes editoriales sin tener que acatar sus lineamientos.
Menos aún, si las historias que contamos tiene como protagonistas a nuestra ciudad, sus calles y personajes.
Por esta razón, surge Perro Gris para dar impulso y trabajar de manera mancomunada con los escritores de San Pedro y, esperemos, de la zona.
Cada libro es especial para nosotros.
Nos encargamos de leerlos, revisarlos y encuadernarlos de manera artesanal.
Cada ejemplar es una expresión de nuestro amor al libro como obra de arte y como objeto.

Charles Bukowski

¡Salú, Charlie! 🍺






No seas como tantos escritores,

no seas como tantos miles de

personas que se llaman a sí mismos escritores,

no seas soso y aburrido y pretencioso,

no te consumas en tu amor propio.

Las bibliotecas del mundo

bostezan hasta dormirse

con esa gente.

No seas uno de ellos.

No lo hagas.

A no ser que salga de tu alma

como un cohete,

a no ser que quedarte quieto

pudiera llevarte a la locura,

al suicidio o al asesinato,

no lo hagas.



Charles Bukowski.





Con M. Rourke durante la filmación de “Barfly”

Betina Edelberg

#LosOcultosDePerroGris, Betina Edelberg.






Betina Edelberg (1921-2010) profesora de Literatura Francesa en la Universidad de La Plata; en la Universidad de Buenos Aires fue secretaria del Instituto de Historia de la Cultura Española Medieval y Moderna, también de “Los Cuadernos de Historia de España” y más tarde, secretaria del Instituto de Literatura Francesa.






Amiga de Jorge Luis Borges, Betina Edelberg compartió con él momentos mágicos, inteligentes conversaciones y tuvo el privilegio de haber escrito en colaboración el ensayo ‘Leopoldo Lugones’ (1955). También compusieron juntos un original ballet, una parodia hablada de las dictaduras (basada en el caudillismo peronista que Borges aborrecía), obra a la que dieron por título ‘La imagen perdida’ (1953) y que aún permanece inédita debido a la actualidad en Argentina del mal que denuncia.






SÁBADO A LA NOCHE



Porque sobreviven felizmente los lugares comunes

y no hacemos otra cosa que repetirnos

y la frase majestuosa nada inaugura

se vive entre cuatro paredes

se busca el sol el aire

y nos movemos entre cosas feriados

hablamos referimos

la familia nos contiene como un vaso

algún amigo nos traiciona

algún amigo hasta la muerte

milagro y maravilla del cuerpo

creer todavía en el alma.

Estamos entre los que no mandan

en un importante país olvidado y desconocido

pensando ya para nunca

en una ciudad dormida y destruida y excavada y reconstruida

somos su respiración.

Porque todo esto es cierto

como el sol o la luna o el amor

creer en el sábado a la noche

sin despertador

sin lunes todavía

y en casa o en la calle

y con y solamente conmigo y nuestra memoria y nuestro recuerdo

y nuestra imaginación y nuestro olvido

y con las historias que inventamos

porque entonces no existe la muerte que sorprende.



Fuentes:



http://www.betina-edelberg.net/

http://friendsofborges.is

Jorge Amado

“A Bahia, estação primeira do Brasil…” 🎶






“(…) Voz poderosa como ninguna. Porque es una voz que llama para luchar por todos, por el destino de todos sin excepciones. Voz poderosa como ninguna. Voz que atraviesa la ciudad y viene de todas partes. Voz que trae una fiesta, que hace detenerse al invierno para que llegue la primavera. La primavera de la lucha. Voz que llama a Pedro Bala, que lo lleva a la lucha. Voz que viene de todos los pechos hambreados de la ciudad, de todos los pechos explotados de la ciudad. Voz que trae el bien mayor del mundo, igual al sol, hasta más grande que el sol: la libertad. En los días de primavera la ciudad es deslumbradoramente hermosa. Una voz de mujer canta la canción de Bahía. Canción de belleza de Bahía. Ciudad negra y vieja, cruces de iglesias, calles empedradas. Canción de Bahía cantada por una mujer. Dentro de Pedro Bala una voz llama: voz que trae la canción de Bahía, la canción de la libertad. Voz poderosa que lo llama. Voz de toda la ciudad pobre de Bahía, voz de la libertad. La revolución llama a Pedro Bala (…) Porque la revolución es una patria y una familia”.

#72añosdeNagasaki Estigma de Kazuaki Nagano

Hiroshima y Nagasaki, el horror en primera persona.



“La peor amenaza de la bomba atómica es el miedo de que pueda afectar a futuros descendientes. La gente se alejó de nosotros rápido. Les han dicho a nuestros padres que éramos bacteria para nuestros compañeros de colegio. No importa que la radiación no pueda ser transmitida, eres bacteria.

Nunca juegues con nosotros, eres bacteria.

Nunca vengas a nuestro colegio, bacteria.

¿Alcanzaste los veinte años? Sólo fue pura suerte. Bacteria, bacteria, bacteria.”






“烙印”

1945年 8月6日 午前8時15分 広島に原子爆弾が投下されてから、今日、72回目の”原爆の日”記念日 を迎えました。

爆弾の犠牲者になって奇跡的に生き残った人々は体に広がったケロイドのためにひどい痛みに耐えなければなりませんでした。

それにも関わらず、原爆犠牲者の中には、世界の人々に原爆の恐怖を伝える活動を続けてきた人もいます。

その結果、世界中の人々は原子爆弾の恐怖を知って、再び使用してはならないと考えるようになってきました。

知られていない、もうひとつの原子爆弾の恐怖
私には彼の祖父が被爆した同僚が居ます。彼はいわゆる「被爆第3世代」です。

彼はとても頭がよく、強いリーダーシップと非常に明るい性格を持っています。

それに加えて、面倒見がいいので、相談に多くの人がやってきます。

私生活も充実しています。結婚、そして2人の子供の誕生と、彼はとても充実した生活を送っています。

ところが、時々悲しい顔をすることがあります。彼はこういいました。

両親は被爆第2世代です。つまり、広島で直接、爆弾から発生した放射能により被爆した親から生まれた子供です。

私たちは、長い間、差別を受けてきました。

原爆の最も深刻な脅威は、それが将来の子孫に影響を与える恐れがあることです。

周りの人々は、まもなく、私たちを遠ざけました。

私たちの両親は、学校でクラスメイトからばい菌といわれました。

放射能がうつるから近寄るな。ばい菌 いっしょに遊んでなんかやらない、ばい菌 学校にくるなよ、ばい菌 20歳になったのか?
良く生きていたものだ.

ばい菌、ばい菌、ばい菌….

放射能を含んだ爆弾の本当の恐ろしさは、未来の世代から、人間性を奪う人類が発明した最悪の兵器であることです.

この物語は、体験しなければ得られない悲劇。

悲劇は、2度と繰り返してはいけません.

最後に、ばい菌といわれる根拠は、存在しません。あるのは差別だけです。



“Estigma” de Kazuaki Nagano

6 de Agosto, 1945, el aniversario número 72 de la bomba atómica.

Aquellos que se convirtieron en las víctimas de la bomba y sobrevivieron milagrosamente tuvieron que soportar el terrible dolor del queloide creciendo en sus cuerpos.

Como resultado, las personas del mundo están empezando a pensar que la bomba atómica no debe ser usada de nuevo.

Tengo un compañero cuyo abuelo ha sido expuesto a la radiación. Él es parte de la tercera generación que ha sido expuesta.

Él es muy inteligente, con un fuerte comportamiento de líder y una personalidad muy brillante.
Su vida privada es sólida. Casado y con dos hijos, tiene una gran vida.

Aún así, a veces me muestra su rostro triste y me cuenta.

“Mis padres son la segunda generación de Hiroshima. En otras palabras, ellos nacieron de un padre expuesto a la radiación directa de la bomba. Por ello, fuimos discriminados durante mucho tiempo”.

La peor amenaza de la bomba atómica es el miedo de que pueda afectar a futuros descendientes.

La gente se alejó de nosotros rápido. Les han dicho a nuestros padres que éramos bacteria para nuestros compañeros de colegio. No importa que la radiación no pueda ser transmitida, eres bacteria.

Nunca juegues con nosotros, eres bacteria.

Nunca vengas a nuestro colegio, bacteria.

¿Alcanzaste los veinte años? Sólo fue pura suerte. Bacteria, bacteria, bacteria.

Nuevamente, el verdadero miedo del uso de las bombas atómicas es cómo podrá afectar a las generaciones futuras, privándoles el derecho de vivir humanamente. Esta historia es una tragedia que no puede ser comprendida hasta que se vive en carne propia. No debe ser repetida de nuevo.

No hay base para llamarnos bacterias: sólo discriminación.



Fotografía: “Cicatrices de queloide. Serie Nagasaki” de Shomei Tomatsu

Tito Laurino

Historias de pueblo… historias de vida ¡Gracias Tito por sumarte!






“Rita y Juan, un invierno” de Tito Laurino



Despierta a las seis de la mañana como hace años, nunca supe qué fuerzas ocultas lo sacan del sueño, tanto en invierno como en verano.

Una vez que se levanta, Juan Dospazos, va hasta el baño, orina y, cuando lava su cara, el espejo le devuelve un rostro más viejo del que entiende que tiene. Está sin afeitarse desde hace por lo menos tres días.

Enciende el primer cigarro y dice en voz alta pero sólo para sí mismo:

—Moriré como Osvaldo, a los cincuenta y moneditas de un cáncer de pulmón.

O sería más decoroso —piensa— ahorcarse y que al cadáver, al suyo, lo encuentren los vecinos, cuando el nauseabundo olor de podredumbre del cuerpo les llame la atención… Imagina a los bomberos rompiendo la puerta a machetazos y sonríe con gracia genuina.

En ese preciso instante, Rita Raquel Rosales comienza a preparar el desayuno para sus tres hijos antes de despertarlos, para que lleven en el estómago una taza de té y dos tostadas con dulce de leche cuando partan rumbo al colegio. Los llama uno por uno y los besa. Es viuda desde hace un año, seis meses y veinticinco días y está triste desde hace un poco más de tiempo. Trabaja en la sección de despacho de mercaderías de un centro mayorista de distribución de alimentos. No tiene amigas, no sale a bailar, no fuma ni bebe. Mientras concluye la tarea de ordenar a sus niños, piensa que tiene y lleva una vida de mierda.

Juan toma su dosis matinal, alprazolam dos miligramos. Prepara los veinte termos de café que llevará en un rato a la plaza mayor del pueblo y con cuya venta pagará su sustento y con su sustento se dará un poco más de vida para seguir pagando la culpa de haber sobrevivido al accidente automovilístico que se llevara la vida de su único hijo, y donde él —Juan, ex curda— resultara ileso.

Rita Raquel ha dejado a los suyos en la puerta de la escuela número uno ubicada frente a la gran plaza de la más antigua de las iglesias y del más moderno de los hoteles del lugar. Ha estacionado mal su coche sobre calle Bartolomé Mitre. Tuvo un desafortunado intercambio de palabras con la directora del establecimiento educativo. Antes de volver al coche, decide ir por un café al carrito de Juan, donde además de la infusión caliente y liquida, hay alfajores y otras dulces menudencias.

Lo mira y lo ve por primera vez, ve los terribles y aterrados ojos oscuros, secos y marchitos de Juan, su tez pálida, sus insomnios, su miedo atroz de seguir vivo. Ve al hombre desvalido que está ahogándose en el fondo de sí mismo. El que se rompe en llantos incontenibles y estalla en furias incontrolables, el que quisiera asesinar con sus propias manos a cada uno de sus congéneres. El que no puede consigo mismo. La violencia del grito contenido, del dolor atragantado, la inmundicia de seguir respirando el aire infecto de un mundo indiferente… Entonces le habla:

—Juan, Juan…la vida nunca tuvo por qué ser justa, la noche más noche está dentro tuyo. Dejá que me lleve tu sonrisa como un amanecer de todas las cosas… Te voy a amar por siempre, te llevaré en mis pensamientos pintado de colores, sólo sonríe, una vez, para distraer por un momento la tragedia de existir… sólo sonríe.

Juan la mira desde lo más hondo de sus profundidades y… sonríe.

Rita Raquel da media vuelta y se va pensando que no todo está perdido.

Juan baja la vista y piensa que Rita Raquel está más loca de lo que él siempre creyó.

Se bebe un caliente, dulce y sabroso café a su salud.

Neil Gaiman

Perro Gris recomienda: “El océano al final del camino” de Neil Gaiman






«Recuerdo con claridad mi propia infancia… Sabía cosas terribles. Pero sabía que no debía permitir que los adultos supieran que lo sabía. Los habría asustado.» MAURICE SENDAK, conversación con Art Spiegelman, The New Yorker, 27 de septiembre de 1973.



“(…) He soñado con aquella canción, con aquellas extrañas palabras y su sencilla melodía, y en diversas ocasiones, en el sueño, he entendido lo que decía. En esos sueños yo también hablaba aquella lengua, la primera lengua, y tenía poder sobre la naturaleza de todo lo real. En mis sueños, era la lengua de lo que existe, y cualquier cosa hablada en esa lengua se volvía real, porque nada de lo que se dijera en ese idioma podía ser mentira. Es la piedra angular de todo. En mis sueños he utilizado ese idioma para curar a los enfermos y para volar; una vez soñé que regentaba una perfecta y modesta casa rural en la costa, y a todos los que venían a hospedarse en ella les decía, en ese idioma: «Sé completo». Y se cumplía, dejaban de ser personas rotas, porque yo les había hablado en la lengua creadora”.